Friday, January 30, 2015

Sueños rotos

Miércoles, 21 de enero 2015


Publicado por Ugo Bardi. Taducido por Anselmo

Marcus Kracht me alertó de este post suyo reciente  después de que él había leído mi post con un título similar, "¿Dónde han idonuestros sueños?". Por lo tanto, lo publico aquí con su permiso:


El oso pasó la montaña,
El oso pasó la montaña,
El oso pasó la montaña,
Para ver lo que podía ver.

Y todo lo que él podía ver,
Y todo lo que él podía ver,
Era el otro lado de la montaña,
El otro lado de la montaña,
El otro lado de la montaña,
Era todo lo que él podía ver.

El oso pasó la montaña (canción infantil)


Este post fue publicado originalmente en "Diccionario del Declive" en 21 de julio 2014

El otro lado de la montaña

En la canción "Susan" por Toni Vescoli (el público alemán  podría recordar la versión de Reinhard Mey), una mujer joven, harta de su aburrida vida en el campo, decide trasladarse a la ciudad. Ella encuentra un empleo y se convierte en un verdadero y satisfecha habitante de la ciudad. Hasta que, un día, su novio llega a casa con una sonrisa de triunfo y declara que su sueño de su vida, finalmente se ha hecho realidad: ha comprado una casa de campo y se trasladará allí para escapar de esta vida aburrida de la ciudad! Esto resume muy bien el patrón universal de la vida moderna: queremos un cambio. No es tanto una cuestión de dónde estamos o si la vida es buena. Después de un rato, nos aburrimos y queremos pasar a otra cosa .

Nuestra insatisfacción está creciendo y empezamos a soñar con un mundo diferente y, por supuesto, mejor, donde todos nuestros problemas simplemente desaparezcan. Todos soñamos con llevar a la práctica esta obsesión - que dura hasta que el sueño se hace realidad.  Reinhold Messner en uno de sus momentos más oscuros, dijo que todo monte conquistado es un sueño perdido para siempre.

Lo mismo puede decirse de las sociedades en su conjunto. Ellas sueñan con el futuro y lo que les traerá. Hace cien años, por ejemplo, en el futuro se esperaba que se hubieran erradicado   las enfermedades terminales, el trabajo duro, la pobreza y el hambre. La humanidad podría sobresalir no sólo en las artes, sino también en la ciencia. Y nos gustaría viajar no sólo en cualquier lugar de la Tierra sino con el tiempo también ir al espacio.

Y lo hicimos.

Sólo que una vez que estos sueños se hicieron realidad, llegamos a ver el otro lado de ellos, también. Hace unos cien años, la longevidad había sido un sueño. Hoy escuchamos acerca de un problema cada vez mayor de Alzheimer o enfermedades similares del cuerpo envejecido. O vemos gente tirada en el hospital conectada a cada vez más máquinas. La prolongación de la vida no siempre es un sueño hecho realidad. Puede que para algunos también llegue a ser una pesadilla.

O piensa en el espacio que le hemos dado a los coches para que nos puedan llevar hacia dónde queremos ir. Cuando yo era un niño, apenas había un automóvil en nuestra pequeña calle, y  podíamos patinar en plena calzada. Hoy en día, esta misma calle está llena de coches. Tantos, que se obstruyen el paso cuando se cruzan. Y no hay niños.

El deseo de aprender

Cuando los sueños ya no existen o se han convertido en pesadillas, en las que las personas no saben a qué aspiran realmente lo primero que pasa es que desaparece el deseo, por parte de la próxima generación, de aprender cualquier cosa. Porque. ¿ Cuál   sería el resultado del aprendizaje? ¿Cuál es la dirección que debe tomarse si uno no se conoce a si  mismo?

De hecho, este es nuestro gran dilema. Si bien hemos perdido nuestro propio  rumbo , lo que deseamos para la próxima generación es averiguar a dónde esta pude ir. Vemos lo que hemos hecho, y nos preguntamos: ¿valió la pena el esfuerzo? Vemos en lo que el mundo se ha convertido y nos preguntamos: ¿dónde está el futuro? Pero la próxima generación no puede ser el futuro si no hacemos nuestra parte.

He pensado durante mucho tiempo que los niños de hoy en día han dejado de aprender debido a la abundancia. O debido a los efectos a largo plazo de una sociedad libertaria (como Platón propuso). Pero ahora creo que la riqueza no es lo que los ha detenido. Los niños pequeños son todavía con ganas de aprender. No es hasta que llegan a una cierta edad, cuando cambian de opinión acerca de sus metas.

Uno puede pensar: tal vez es sólo un efecto de la adolescencia. Pero recuerde que el deseo de aprendizaje utilizado para volver una vez que los problemas en nuestras cabezas nos lo solucionaron fuera. Porque cuando comprendimos nuestro lugar en la sociedad fue gracias a que había señales e indicaciones a nuestro alrededor . Que decían: estudiar mucho, conviertete en un científico, un programador, un médico, y la vida será muy interesante. No sólo vas a conseguir un trabajo, sino que también será interesante, útil y gratificante. Nos dijeron: practica un instrumento y consigue  interpretar música. ¡Tú puedes ser popular, incluso famoso. Ellos dijeron: si quieres y trabajas para ello, habrá un lugar para tí.

Eso ya no es cierto. No sólo son los sueños nos fallan. No hay sueños verdaderos por conseguir. Les estamos dejando caer uno por uno.

Nos pasa a todos nosotros. Pero no nos gusta hablar de ello.

¿Por qué convertirse en un científico si toda la ciencia hace es preparar el terreno para la destrucción del planeta? Nombra una invención que no se ha pervertido para hacer dinero en lugar de ser utilizada para el beneficio de la Humanidad.

No tiene por qué ser la Genética o la Física Nuclear. Cualquier cosa, repito: Cualquier cosa, se está convirtiendo en dinero. Y eso no deja espacio para los sueños.

¿Quién está soñando con ser músico? ¿Quién está soñando con convertirse en cantante (en oposición a convertirse en ricos y famosos)? ¿Quién está en él para la belleza?

O tomar las lenguas extranjeras. ¿Cuál es el interés de aprender cualquier idioma que no sea Inglés? Cuando la gente habla de internacionalización lo que realmente quieren decir es: Anglicanización. Porque eso es lo conveniente para ganarse la vida. Das nombres en inglés a las cosas y estás allí. Ya eres internacional. Idiomas extranjeros ya no es importante el que sean en sí mismos un medio para comprender otras culturas, sino un medio para ser económicamente exitoso. Lo que justifica si un idioma es más o menos interesante.

O tomemos el caso de la fabricación de máquinas. Por supuesto, necesitamos ingenieros para hacerlas. Pero ¿dónde está la actitud que la ingeniería es realmente divertida? Se ha ido. En realidad, la mayoría de las fábricas son lugares muertos. Llenos de robots. Claro, que necesitan el diseño, pero eso también es cada vez más un trabajo estéril. El ingeniero apenas llega a tocar lo que está haciendo. En lugar de eso, él trabaja con un ordenador, como un programador.
Por no hablar de la programación en sí. Eso también se ha convertido en más de un trabajo de la línea de montaje. El espíritu se ha ido.

Educación

Y por lo que los estudiantes llegan a la universidad sin sueños a excepción de uno solo:  obtener un diploma para que puedan conseguir un trabajo - y ganar dinero. ¿Y por qué van a querer otra cosa si esto es lo que la Sociedad les dice que hagan?

La creencia de que la Sociedad valora la ciencia es pura alucinación. Se valora sólo el dinero que a la ciencia se le pide que entregue. ¿Por qué si están las universidades bajo amenaza constante de quedarse sin presupuesto  sin importar el contenido de la investigación? ¿Por qué los criterios de éxito para las universidades alemanas hablan de otra cosa que de contenido?

Piense en esto: la mayoría de la gente en Europa (y, como he leído en alguna parte, también en los EE.UU.) no quieren alimentos modificados genéticamente. Y sin embargo, se les dice que tienen que aceptarlo. Y se les dice que tienen que aceptarlo porque no hay ninguna prueba científica de sus efectos adversos. Como si se tratara de una simple cuestión de poner fin a esta comida una vez que sabemos lo que estos efectos son. Esto no sólo es difícil de aceptar en una sociedad democrática. Mi pregunta es: ¿para qué está  la Ciencia, entonces? Al parecer, no está haciendo lo que al final la Sociedad elige y decide tener. Está allí para que determinadas instituciones hagan dinero gracias a ella. Pura y simplemente.

Esto significa que si usted está en contra de los abusos de la Ciencia su única apuesta segura es no convertirse en un científico.

La lógica del dinero está en todas partes. ¿No es natural que los estudiantes digan: estoy haciendo todo esto para hacer dinero, todo lo que quiero de mi título es un trabajo? Si queremos que cambien de opinión, deberíamos cambiar la nuestra primero. Pero nosotros no lo hacemos. En  lugar de eso estamos incursionando en sobre el cambio de los hábitos de aprendizaje.

Diferentes recetas se han tratado de detener la marea. En los EE.UU., el aumento de los costos han llevado a alzas de tasas, y los estudiantes están cada vez más endeudados. Que se centrará su atención aún más en la cuestión de qué sentido tiene invertir  dinero en su educación.

En Europa, se ha tratado de estandarizar la educación. Los estudiantes obtienen puntos de crédito, que supuestamente son uniformes en valor. Las Universidades sin embargo se someten a un régimen orientado a un  cuasi-mercado donde obtienen parte de su financiación de acuerdo con su desempeño.  El rendimiento a su vez se mide por algunos números burocráticos. En Alemania son: número de primeros grados, la cantidad de financiación  extra muros.Yel baremo es uniforme, sin entrar en valoraciones sobre el contenido o la calidad de la enseñanza.

Ninguno de estos enfoques ha funcionado. No es porque los estudiantes estén protestando. Ellos, de hecho, son muy dóciles. Pero por lo general tienen una actitud indiferente. El contenido del temario no les preocupa . Ellos se preguntan: ¿Qué tengo que saber para pasar el examen?

Los políticos y los presidentes de las universidades por igual hablan de rendimiento, pero apenas en lo referente al contenido, sino al dinero. En otras áreas de la vida se lo podría denominar  prostitución. El resultado es la obtención de un mero sustituto de lo que realmente quieres. Porque lo que realmente se quiere no se puede conseguir mediante el pago de dinero.

La motivación es una diva caprichosa . No canta cuando se le exige, y desaparece si se lo pides con vehemencia.
Si yo quiero que mis estudiantes escuchen, tengo que contarles una historia de por qué tiene sentido hacer lo que estoy haciendo. ¿Por qué lo estoy haciendo a pesar de todo?.

El camino por recorrer

Pero no sólo los estudiantes necesitan sueños para seguir adelante. Todos nosotros los necesitamos. Necesito tener un sueño así. Necesito saber por qué estoy haciendo lo que estoy haciendo.

Cada vez más sin embargo, me estoy cansando. La Administración  está convirtiendo la vida académica en un manicomio. No tenemos tiempo para pensar, porque eso es algo que no se puede medir. No hay puntos de crédito para el pensamiento. Y estamos perdiendo la esperanza de que la próxima generación tenga alguna  posibilidad de conseguir un trabajo significativo en la Sociedad y mucho menos en una universidad. La educación superior está en una encrucijada, en realidad. Se necesita dinero, y el dinero no está allí. Para cubrir eso, se están dando excusas. Eso es todo.

Cada vez más, me veo haciendo investigación no para una generación futura (¿cual sería?), Sino  para las personas con las que me fui a la universidad. Personas que no llegan a ser de una próxima generación. Puestos de trabajo están siendo cortados, la vida universitaria está siendo despojada de las necesidades más básicas. La propaganda dice que hay menos dinero porque la gente no está trabajando lo suficientemente duro, pero no es así como funciona  la máquina burocrática. Recuerde que los premios son relativos: se obtiene más si usted es mejor que el resto. Si todo el mundo trabaja más, usted tiene que trabajar más, sólo para quedarse, incluso con ellos. Y si comienzan a trabajar menos, entonces menos trabajo de su parte también lo hará.

Las Universidades serán marginadas. Ya la discusión de cuál es su papel en la sociedad es sobre si es que tiene alguno o si debería ser inexistente ya que la interferencia con la política no se desea, los intelectuales no aparecen en la televisión por temor a que lo que van a estar diciendo resulte  demasiado difícil de entender por el público. Su papel no es más que presentarse con una bella historia, para conseguir fondos. De modo que las universidades se convierten en empresas privadas para la financiación.

Y el Estado asiente con la cabeza.

El sueño del aprendizaje ha desaparecido en la educación superior. Sí, cada vez más estudiantes se matriculan en instituciones de primer nivel (escuelas secundarias, universidades), pero cada vez menos de ellos lo hacen porque quieren aprender. Se llama a esto realismo. Yo lo llamo un fracaso.

En un momento dado el dinero será tan escaso que se empezarán a cerrar las universidades. Y llegaremos a ver el  lado del descenso de la Educación Superior.


Marcus Kracht 07/12/2014

No comments:

Post a Comment

Who