Saturday, February 14, 2015

La Tecnología Estrictamente Necesaria

Resulta gratificante que en el deprimente panorama de falta de rigor y seriedad que ofrece la práctica totalidad de la prensa española, en  ocasiones tan escasas, por desgracia, hasta el punto de parecer debidas al error , puedan encontrarse  escritos o entrevistas de  valor.

Es por eso por lo que estamos de enhorabuena por la entrevista al profesor Bardi publicada en determinado diario barcelonés,  el mes pasado. Ruego se  me disculpe por  no  proporcionar detalles sobre el periódico ni la fecha, dado que según tengo entendido, eso podría suponer la contravención de lo dispuesto en una nueva ley.     

En dicha entrevista, se pasan por alto ciertas afirmaciones del Profesor cuyas implicaciones  para quienes frecuentamos este post, resultan muy familiares y nada perturbadoras. Pero que, para que  para la visión del mundo y las esperanzas sobre  el futuro del ciudadano medio, son autenticas minas explosivas  detonadas por debajo de su línea de flotación.

El concepto al que me refiero es el de la “just right techonolgy” cuya traducción al español podría ser el de “tecnología estrictamente necesaria” y que  se basa en la idea de que para resolver un problema determinado se debe evitar el utilizar aparatos tecnológicos de última generación, siempre que existan alternativas. Un ejemplo sería no utilizar un Ferrari para ir a comprar pan a la tienda de la esquina.  En efecto, esto que más que sabiduría es cosa de Perogrullo, a la postre, supone atentar contra uno de los pilares de nuestro sistema social económico y político; la sociedad de consumo- un porcentaje signicativo de los desplazamientos en automóvil son para cubrir distancias de menos de tres kilometros.

Y lo expuesto sobre la “tecnología estrictamente necesaria”  no es ni la centésima  parte de perturbador   para nuestro universo cotidiano que la idea en la que la mencionada filosofía se justifica:”Vivimos en un mundo finito”. Idea que lleva a asumir que el crecimiento sin límite de nuestra economía es un imposible, lo cual atenta contra una de las principales creencias en que se basa nuestra civilización: El mito del Progreso.

El profesor Bardi, refuerza su mensaje con dos ejemplos de artilugios que por ser excesivamente complicados tecnológicamente, han sido o van a ser sustituidos por alternativas más simples: El avión Concord en el pasado, y los teléfonos   móviles con cámara de fotos internet, etc. en el futuro.

    

No comments:

Post a Comment

Who